trainerclub.es

¿Qué es la artrosis?

La artrosis es una patología degenerativa de las articulaciones que comienza por la destrucción del cartílago articular y está caracterizada por la degeneración ósea.

Hay especialistas que no la consideran enfermedad sino adaptación degenerativa por la edad en la que la fisioterapia aporta muchos beneficios.

El cartílago articular tiene como función amortiguar las fuerzas en los extremos de los huesos (articulación) y, al ser un material con bajo coeficiente de rozamiento, también permite el deslizamiento de los huesos entre sí, disminuyendo el desgaste de la articulación.

Pero cuando el cartílago articular se desgasta por diferentes causas, los extremos de los huesos van a rozar, aumentando las fuerzas de rozamiento y comienza la degeneración de las diferentes estructuras de la articulación.

 

Etapas de la artrosis

  1. Pérdida de flexibilidad del cartílago articular, que se va a lesionar con mayor facilidad.
  2. El desgaste del cartílago genera cambios en el hueso subyacente. Pueden aparecer zonas de ensanchamiento óseo o del cartílago.
  3. Liberación de pequeños trozos óseos o del cartílago, que van a flotar en el líquido sinovial.
  4. La cápsula articular se inflama, así aumenta las células y sustancias inflamatorias va a acelerar el proceso de desintegración del hueso.

El fisioterapeuta posee herramientas para ayudar en cada una de estas etapas.

Causas o factores predisponentes

  1. Aumento de la presión o tensión de la articulación: la articulación va a estar sometida a grades fuerzas (peso del cuerpo, movimientos,…).
  2. Traumatismos: tanto los grandes como los microtraumatismos de repetición son factores predisponentes para la artrosis.
  3. Alteraciones de la postura: alteraciones de la alineación de la articulación, puesto que aumenta la presión en ciertas zonas de la articulación.
  4. Posturas forzadas y mantenidas.
  5. Factores genéticos.

En cada una de estas causas el fisioterapeuta puede aconsejar y dar pautas para que la artrosis aparezca lo más tarde posible.

 

Síntomas

 

  1. Dolor: principalmente se trata de un dolor inflamatorio generado por la artritis que acompaña a la artrosis.

En la mayor parte del proceso, el dolor es ocasionado por los tejidos blandos de la articulación por lo que la fisioterapia ayuda bastante en el alivio del dolor, ya que el fisioterapeuta es el experto en tejidos blandos.

 

  1. Rigidez de la articulación: la inflamación y degeneración de los tejidos va a producir rigidez, especialmente matutina y tras un tiempo de reposo.

El fisioterapeuta con sus técnicas alivia bastante la rigidez articular.

 

  1. Pérdida de la movilidad articular, producida por la destrucción de los tejidos, por la formación de osteofitos y por la liberación de partículas en el espacio articular.

El fisioterapeuta es el experto en movimiento, así que ayudará a mejorar y mantener la movilidad articular.

 

  1. Impotencia funcional: los síntomas descritos anteriormente dificultan las actividades de la vida diaria, limitando la funcionalidad de la persona.

El fisioterapeuta, además de aliviar los síntomas, dará consejos para conseguir una mayor independencia en la vida diaria y así conseguir que el paciente tenga mejor calidad de vida.

En conclusión, la artrosis es una enfermedad degenerativa o una adaptación a la edad que todos vamos a tener con los años, en la que el fisioterapeuta puede convertirse en un gran aliado.

 

Bibliografía:

  • Artrosis: Fisiopatología, diagnóstico y tratamiento. Ed. Panamericana.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Marina Garrido

Fisioterapeuta

Información importante sobre Cookies:

Este sitio web utiliza cookies propias para ofrecer un mejor servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Encontrará más información en nuestra Política de Cookies Aceptar Mas Info.