trainerclub.es

ENFERMEDAD CELIACA, SENSIBILIDAD Y ALERGIA AL GLUTEN

 

Cada vez son más frecuentes las patologías relacionadas con el gluten y muchas personas deciden por su propia iniciativa, abandonar el consumo de alimentos que lo contienen. En este post aclararemos qué es exactamente el gluten, cómo identificar esas patologías y cómo debemos actuar en caso de sospechar que padecemos alguna de ellas.

El gluten es una glucoproteína que se encuentra presente en algunos cereales, en concreto, el trigo, avena, cebada, centeno, espelta y triticale. Es frecuente por tanto encontrarlo en nuestra alimentación formando parte de alimentos como la harina, el pan, la pasta, bollería, cereales de desayuno…algunas bebidas como la cerveza, y otros alimentos elaborados con los cereales mencionados.

Por tanto, el gluten en sí mismo, no es una sustancia nociva para el organismo, sino un tipo de proteína que se encuentra presente en algunos alimentos. No obstante, en los últimos años, han aumentado exponencialmente el número de personas afectadas por patologías relacionadas con el gluten:

  • INTOLERANCIA AL GLUTEN O ENFERMEDAD CELIACA: es una enfermedad autoinmunitaria que produce que las personas que la padecen sufran una respuesta inmunitaria anormal ante el gluten, generando por tanto anticuerpos  contra el mismo. Esta enfermedad, afecta a personas con predisposición genética a ello, aunque puede aparecer en cualquier momento de la vida, tanto en niños como en adultos. Las personas afectadas por esta patología, sufren una intolerancia permanente al gluten que conlleva lesiones en las vellosidades del intestino delgado superior, lo que produce a su vez, problemas en la absorción o utilización de otros nutrientes.

*Síntomas: los síntomas de la enfermedad celiaca son muy diferentes, y aunque existen síntomas más característicos según la edad, es posible la aparición de ellos en cualquier etapa de la vida:

Infancia: vómitos, naúseas, diarreas abundantes y grasosas, falta de apetito, cansancio, irritabilidad, introversión, distensión abdominal, pelo frágil, hipotrofia muscular, defectos del esmalte dental…

Adolescencia: asintomática, dolor abdominal, diarrea malabsortiva, anemia, estreñimiento, cefaleas, epilepsia, hepatitis…

Adultez: diarrea malabsortiva, cansancio, inapetencia, pérdida de peso, anemia, dermatitis herpetiforme, osteoporosis, colon irritable, apatía, irritabilidad, depresión, infertilidad…

*Diagnóstico: como ya se ha comentado, las personas afectadas por Intolerancia al Gluten o Enfermedad Celiaca generan anticuerpos ante la presencia de gluten en su organismo, por tanto, una de las pruebas diagnósticas que suelen confirmar la enfermedad es la presencia de anticuerpos (antitransglutaminasa) en sangre. No obstante, una serología negativa, no nos permite excluir el diagnóstico de la enfermedad celiaca. La biopsia intestinal es la prueba utilizada para realizar un diagnóstico más fiable.

 

  • SENSIBILIDAD AL GLUTEN NO CELIACA (SGNC): se trata de una patología de aparición más reciente que la Enfermedad Celiaca y que se diferencia de esta en que las personas que la padecen no presentan una reacción autoinmune ante el gluten, sin embargo, la ingestión de esta proteína les hace enfermar. Del mismo modo, aunque algunos pacientes pueden presentar lesiones leves en la mucosa intestinal, pueden no presentar ningún tipo de lesión.

*Síntomas: las personas afectadas por esta patología presentan principalmente síntomas gastrointestinales como diarrea, dolor como el cansancio, dolor de cabeza, adormecimiento o dolor de las extremidades.

*Diagnóstico: basándose exclusivamente en la sintomatología, no es posible diferenciar la SGNC de la enfermedad celíaca, por tanto, primeramente es necesario descartar la enfermedad celiaca mediante las pruebas diagnósticas descritas anteriormente. Una vez descartada la celiaquía, se puede diagnosticar la sensibilidad al gluten al observar una mejoría al hacer dieta sin gluten y recaída cuando el gluten es reintroducido en la alimentación.

 

  • ALERGIA AL GLUTEN: la alergia al gluten es un tipo de alergia poco común. Las personas que la padecen sufren una reacción inmunológica inmediata tras la ingestión del alimento que contiene gluten.

*Síntomas: los síntomas pueden ir desde un sarpullido alrededor de la boca hasta un choque anafiláctico grave tras la ingestión del alimento, incluyendo: dolor abdominal, vómitos, diarrea, tos, conjuntivitis, urticaria…

 

En cualquiera de las patologías mencionadas, el único tratamiento efectivo es la dieta estricta libre de gluten, no obstante, es importante la existencia de un diagnóstico previo claro antes de iniciar la misma.

Muchas personas deciden iniciar una dieta sin gluten tras observar mejorías a nivel gastrointestinal al retirar el mismo de su alimentación. No obstante, como ya se ha mencionado, los alimentos de consumo habitual que contienen gluten (pan, pastas, bollería…), comúnmente son alimentos que a su vez contienen otras sustancias que pueden ser, enmascaradamente, las responsables de dichas molestias gastrointestinales. Por ello, ante la duda de si puedes presentar algún tipo de patología relacionada con el gluten, lo más importante es acudir a un especialista que te realice las pruebas diagnósticas pertinentes para descartar o confirmar la enfermedad.

Del mismo modo, los cereales son un alimento básico en nuestra alimentación y principal aporte de carbohidratos complejos en la misma. Por tanto, cuando iniciamos una dieta sin gluten, es importante acudir a un profesional que planifique adecuadamente nuestra alimentación para evitar carencias nutricionales.

 

 

Thais Aranda

Dietista – Nutricionista

Información importante sobre Cookies:

Este sitio web utiliza cookies propias para ofrecer un mejor servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Encontrará más información en nuestra Política de Cookies Aceptar Mas Info.