trainerclub.es

ANALIZANDO EL BATTLE ROPE ¿ÚTIL O PÉRDIDA DE TIEMPO?

Resumen

Hay modalidades de ejercicio que pueden presentar cierta adherencia o rechazo tras una simple ejecución, como puede ser el caso de battle rope. Sus detractores señalan la escasa utilidad del ejercicio y que solo resulta válido para producir fatiga. Sus admiradores, el consumo energético, la implicación muscular y la mejora de la condición física.  Analicemos pues que dice la evidencia científica al respecto.

Tipo de ejercicio

Battle rope consta de una serie de ejercicios dinámicos, de bajo impacto y de componente multiarticular que se desarrolla sobre el tren superior principalmente y cuya ejecución trata de inducir mejoras sobre fuerza, potencia y resistencia muscular en pecho, espalda, brazos, hombros y tronco. Además, este tipo de ejercicio puede producir adaptaciones cardiovasculares, del mismo modo que puede proporcionar adaptaciones positivas en el rendimiento deportivo y condición física general.

Musculatura implicada

Battle rope training puede incorporar diferentes grupos musculares dependiendo de las demandas biomecánicas del movimiento. Ya se realice de forma bilateral o unilateral, los movimiento de flexión y extensión de hombro incorporarán la acción de deltoides anterior, pectoral mayor y coracobraquial, y dorsal ancho, redondo mayor y deltoides posterior respectivamente. Si el movimiento se realiza sobre el plano transversal, los movimientos de aducción y abducción activarán principalmente pectoral mayor, deltoides anterior, dorsal ancho y redondo mayor mientras que abducción lo hará sobre deltoides posterior, infraespinoso y redondo menor fundamentalmente.

Aunque la mayoría de variantes de battle rope enfatizan sobre el tren superior, con frecuencia se realiza en posición de media sentadilla o acciones pliométricas, lo cual involucra en mayor medida zona media y tren inferior.

Beneficios del ejercicio

Esta modalidad de ejercicio ha emergido recientemente como una forma no tradicional de entrenamiento de alta intensidad del tren superior y aunque puede ser integrado de múltiples formas, la más utilizada parece ser en el entrenamiento en circuito, donde principalmente destaca el trabajo muscular de tren superior y core.

Una de las razones por la que se suele usar es la de inducir una respuesta metabólica que favorezca el consumo energético, es decir “quemar calorías”.  Fountaine  y Schmidt (2015) midieron el consumo energético de diversos protocolos. Uno de ellos fue la realización de battle rope durante 10 m., ejecutando ondas con ambas manos durante 15” de ejecución y 45” de descanso (imagen 1). El consumo medio fue de 111 Kcal entre los participantes.

Además este ejercicio no suele ir aislado, sino que va acompañado de otros ejercicios de peso libre, usando dispositivos tales como step´s o acompañado de ejercicio de resistencia como cicloergómetros. Todos ellos incorporan un gasto energético adicional aunque individualmente menor que battle rope. Por lo tanto, battle rope puede ser útil en objetivos de pérdida de tejido graso y/o condición física.

Imagen 1. Battle rope con ejecución alterna

 

Otros beneficios de battle rope  han sido reportados en la literatura actual. La gestualidad de los ejercicios realizados de este modo puede tener transferencia positiva en el ámbito laboral. Martino y col., (2012) muestran sus implicaciones prácticas en acciones de rescate, extinción de incendios y similares dando resultados superiores a los ejercicios tradicionales de fuerza. Respecto al ámbito deportivo, Chen y col., (2018) han señalado las ventajas de la adición de este sobre un protocolo de entrenamiento en  jugadores de baloncesto sobre variables como la precisión del lanzamiento, la velocidad del pase, salto, capacidad aerobia, potencia en tren superior e inferior y estabilidad central, comparados con aquellos que no lo incluyeron, que solo indujo mejoras en capacidad aerobia y potencia de tren superior.

Resultados similares reportaron Raaj y Rosario (2018)  sobre tales variables en su estudio sobre jugadores de voleibol. Otro de los beneficios encontrados es la fuerza de agarre con la ejecución de battle rope (Meier y col., 2015). Además de ser un indicador muy usado en la investigación por su correlación con la fuerza general (Trosclair y col., 2011), la fuerza de agarre puede ser especialmente importante para la transmisión de fuerzas de cadenas cinéticas, donde el golpeo, lanzamiento o tracción es el objetivo (imagen 2 y 3).

Imagen 2. Golpeo en un saque de tenis.

 

Imagen 3. La escalada, un deporte donde la fuerza de agarre y prensión manual es de vital importancia.

 

Conclusión

Battle rope puede ser una herramienta útil por la respuesta medida en consumo energético sobre un medio cada vez más obesogénico que tiende a limitar cada vez más el consumo energético. La implicación muscular global que proporciona tiene beneficios sobre tal consumo, pero además tiene un amplio perfil de activación muscular, lo que infiere directamente en otro beneficio, reducir la sarcopenia mediada por el sedentarismo, el envejecimiento y hábitos no saludables como el consumo de alcohol o el tabaquismo. Hay que señalar que el tejido neuromuscular va más allá del simple movimiento y se debe tener en cuenta su papel como tejido endocrino e interconexión con otros sistemas como el circulatorio, respiratorio, etc. La optimización del mismo, favorece una salud general óptima.

Las diferentes aplicaciones del ejercicio pueden tener transferencias positivas sobre actividades laborales o deportivas. Estudios como los mencionados anteriormente, muestran su utilidad como herramienta. Es papel del preparador físico saber diseñar estímulos que proporciones tales beneficios en las actividades que se busque mejorar o donde desarrollar esa trasferencia.

Por último, la fuerza de agarre aumenta con la ejecución de battle rope training como muestran diversos estudios. Esta fuerza es fundamental y supone eslabón débil habitual en diferentes modalidades deportivas. Su aumento proporciona una mejora en la transmisión de fuerzas desde el miembro inferior contralateral, la estabilidad central y las cadenas anterior y posterior hasta llegar al eje torax-hombro-codo-muñeca-mano.

Por último, hay que tener una visión global (y humilde) sobre diferentes ejercicios que puedan no encajar con el trabajo que se quiera desarrollar, pero la afirmación de su falta de utilidad parece ser equivoca según la bibliografía revisada y los estudios disponibles.

Bibliografía

1. Chen W, Wu H, Lo S, Chen H, Yang W, Huang C, and Liu C. Eight-week battle rope training improves multiple physical fitness dimensions and shooting accuracy in collegiate basketball players. J Strength Cond Res 32: 2715–2724, 2018.

2. Trosclair D, Bellar C, Judge L, Smith J, Mazerat N, and Brignac A. Hand-grip strength as a predictor of muscular strength and endurance. J Strength Cond Res 25: S99, 2011.

3. Raaj MKP and Rosario CK. Impact of battle rope training on selected physical fitness components and performance variables among volleyball players. Indian J Res 6: 579–580, 2018.

4. Martino M and Dawes J. Battling ropes: A dynamic training tool for the tactical athlete. J Aust Strength Cond 20: 52–56, 2012.

5. Meier J, Quednow J, and Sedlak T. The effects of high intensity interval-based kettlebells and battle rope training on grip strength and body composition in collegeaged adults. Int J Exerc Sci 8: 124–133, 2015.

 

ÁNGEL RODRÍGUEZ

Entrenador Personal en Granada